Aforismos lacanianos

Publico aquí una serie de textos sobre aforismos lacanianos, intentando asumir el reto de explicarlos en un lenguaje accesible y con una extensión limitada.

La buena acogida ha terminado impulsando el proyecto de reunirlos en un libro, una vez completada la serie de 20+1 aforismos.

Primer aforismo: “No hay relación sexual”

Bienvenidos al Lacan oracular. Nos sentamos a su mesa y movemos las fichas que nos ha dejado. Les damos una vuelta, otra vuelta, las experimentamos, sí, las pasamos por una experiencia para después, sólo después, arrojarnos a su interpretación. Éste es el escenario. Empezamos…

Continuar leyendo…

Segundo aforismo: “La mujer no existe”

Los aforismos lógicos de Lacan han tenido la –llamémosle– fortuna de desatar las más airadas descalificaciones. La mujer no existe certifica la inexistencia de un universal femenino. Esto indigna, y parece de lo más natural que lo haga, la propuesta nos resulta de entrada aberrante. Pero cuando se aproxima uno un poco…

Continuar leyendo…

Tercer aforismo: “Amar es dar lo que no se tiene”

Estamos ante el primer gran aforismo de Lacan sobre el amor, en presencia de un texto que arrebata, que fascina, y que quizás precisamente por su impecable factura, que destroza de entrada toda lógica de comprensión, haya sido merecedor de una atención particular. Lo leemos y releemos. Y seguimos absortos. ¿Pero cómo se puede dar lo que no se tiene? ¿Y cómo puede llamarse a eso amar?…

Continuar leyendo…

Cuarto aforismo: “Sólo el amor permite al goce condescender al deseo”

La apariencia de este aforismo es sencilla: nos ofrece una llave, y la única posible, para realizar un acomodo. Así debe leerse ese curioso verbo, condescender, utilizado aquí para indicar la transformación que vuelve al goce manejable en términos de deseo. Fórmula sencilla, sí, pero los tres conceptos que la jalonan son de tal calado que exigen ser tratados con cautela…

Continuar leyendo…

Quinto aforismo: “El inconsciente es la política”

¿Qué sucederá con este inquietante aforismo que parece que se nos escapa justocuando pensamos atraparlo? Será precisa cierta constancia para entrar en su terreno, abriendo una puerta tras otra. Quizás después, mirándolo desde otro ángulo, podamos atajar su fuga. Tengamos un poco de paciencia, no importa que nos dejemos seducir primero por el juego de sus alusiones si con ello somos conducidos a soltar el lazo de los velos que lo cubren…

Continuar leyendo…

Sexto aforismo: “Sublimar es elevar un objeto a la dignidad de la Cosa”

El sonido Lacan perturba el oído acomodaticio. Funciona como el chasquido de un látigo que golpea cerca del que cree saber, del que se aposenta plácidamente en una teoría. Al principio Lacan hizo sonar esa alarma contra los discípulos de Freud, después, cuando ya contaba con tres décadas de enseñanza, contra los que intuía como propios. No le gustaba su docilidad. ¡Había que despertarlos! Por eso siempre se reivindicó freudiano, no lacaniano, y acabó por lanzarles su trueno: Hagan como yo, ¡no me imiten!…

Continuar leyendo…

Séptimo aforismo: “Tú no me ves desde donde yo te miro”

Primavera de 1966. Acaba de publicarse Las palabras y las cosas, el nuevo y esperado libro del autor de Historia de la locura, Michel Foucault, destinado a convertirse en un hito del pensamiento contemporáneo. Lacan alienta desde su Seminario su lectura y, siempre ávido de interlocutores de altura, no deja escapar la oportunidad para invitarle a un intercambio. No sólo se dispone a rendirle honores, quiere debatir con él sobre el impresionante capítulo inaugural del libro, donde se analiza el cuadro de Las meninas

Continuar leyendo…

Octavo aforismo: “La mirada es la presencia del otro en tanto tal”

La vivencia es extraña. Algo me descubre, me asalta cuando creía estar viendo un objeto. Entretenido en los juegos de la visión, una mirada me alcanza. Es mejor no proceder por vía explicativa. Déjate ver viendo. ¿Qué ocurre? Estás todavía en el espejismo de la visión, creyendo en un ojo máquina con el poder de descifrar los signos de una exterioridad. Nada más lejos. La transparencia de la visión no retiene nada. Lo que vemos sólo tiene valor para nosotros si algo ahí nos mira. Y nuestra visión no se detiene hasta que ese cristal que es la visión no se empaña. ¿Con qué? Con lo nuestro que no vemos…

Continuar leyendo…

Noveno aforismo: “La mirada es el objeto a en el campo de lo visible”

Cuando Lacan se disponía a explicar la mirada como objeto a, acudió a una vivencia propia, conocida como el apólogo del Petit-Jean, el relato de lo que le sucedió de joven, acompañando en el mar a una familia de humildes pescadores. Sucedió así. En una espera, mientras aguardaban el momento oportuno para recoger las redes, uno de los hijos, el Petit-Jean, le señaló una lata de sardinas que flotaba en la superficie de las aguas reflejando con sus destellos la luz solar, y le dijo: ¿Ves esa lata? ¿La ves? Pues bien, ¡ella no te ve! Lacan, perplejo ante esta avant la lettre interpretación analítica, sintió una punzada en el corazón…

Continuar leyendo…

Décimo aforismo: “La verdad tiene estructura de ficción”

Los aforismos lacanianos no han precisado nunca de descubridor. Una vez enunciados en lengua oracular, sus fórmulas golpean inmediatamente el oído y al lector no le queda otra que transcribirlos. Son miniaturas, poemas del pensamiento. Se reconocen por su escritura, donde algo inalterable ha quedado atrapado, definitivamente atrapado. Podemos repetirlos sin entender gran cosa, degustando su contenido con los ojos vendados a la espera de una iluminación, o leerlos como vehículos de una verdad, con el atrevimiento de quien se asoma a descorrer el velo. Da igual, su verdad nunca podremos alcanzarla. Aquí intentamos otra cosa, no sé bien qué. Tal vez romperlos, bajarlos a tierra, y que hable su estructura. Patearla hasta que nos muestre la verdad de su relato…

Continuar leyendo…

Undécimo aforismo: “Un significante representa a un sujeto para otro significante”

Cada cual intenta sus imposibles. Aquí, salir con un mapa no sólo claro sino también vivo del bosque teórico donde uno corre el riesgo de perderse cuando se interna en el territorio Lacan. Vivo, en cuanto aspira a ir más allá de la representación, no quedarse en un esquema, en un papel descifrable a partir de sus signos, para apuntar al objeto mismo, a las marcas que deja un encuentro, a la respiración que empaña una escritura, al latido que hace vibrar un texto. Son los desasosiegos ante lo inasible la fuente de donde brotan las palabras. Recogerlas y dejarlas caer hasta que arruguen el papel, hasta que sacudan la lectura. Si no hubo esa conmoción, abandonar, renunciar a ese saber entendido como poder. Y si la hubo, que sea para devolver al aforismo la vida que nos dio y no meramente lo que nos contamos de ella…

Continuar leyendo…

Duodécimo aforismo: “La angustia no es sin objeto”

Al día siguiente de haber desplegado los dos momentos de la causación del sujeto, Lacan sorprendía a su auditorio con este solemne introito: Formar analistas ha sido, y sigue siendo, la meta de mi enseñanza. ¿Qué le empujaba a ello? ¿Pretendía ahuyentar algún malentendido tras haberse dejado llevar, el día anterior, por complicadas operaciones matemáticas, o por sesudos desarrollos filosóficos interrogando el deseo de Descartes? Es poco probable, y no sólo porque todos los presenten sabían bien de la importancia que el maestro reservaba al estudio de estos materiales, sino porque ese año, 1964, era un año muy especial, Lacan había sido expulsado de la Asociación Internacional de Psicoanálisis y su enseñanza, la formación de analistas, declarada prohibida. En adelante tendría que hacerlo a título propio, amparado únicamente por su Escuela. De ahí, quizás, que esta introducción cobrara en ese momento un relieve particular, en el renovado esfuerzo por asentar sobre bases firmes lo que seguía siendo la meta de su enseñanza…

Continuar leyendo…

Aforismo décimo tercero: “El inconsciente está estructurado como un lenguaje”

Sobre este aforismo pesa la condena de su éxito. Su repetición lo erosiona hasta empañar casi por completo su brillo originario. No importa lo acertado del análisis, que llega a nuestros oídos como una letanía desprovista de toda gracia, incapaz de reactivar la sacudida que lo caracterizó un día. Incluso pareciera que el mismo Lacan fuera en parte responsable por haber tallado décadas después formulaciones más enigmáticas, resistentes al desgaste. ¿Cómo acercarse entonces a este aforismo, aspirando a transcribir la novedad de un encuentro?…

Continuar leyendo…

Aforismo décimo cuarto: “El lenguaje es una elucubración de saber sobre lalengua”

Analizar es separar, dividir para comprender, una operación que se revela enseguida insatisfactoria porque lo que se comprende deja de ser lo investigado, tan sólo una pintura. Separamos para ver más clara la complejidad de unas relaciones, sobre todo cuando parecen operar lógicas distintas, pero una vez dado ese paso, si mantenemos nuestra exigencia se impone una rectificación, pintar un nuevo cuadro. Con la concepción del lenguaje ocurre algo parecido. Al principio Lacan lo define por oposición al goce, y cada término parece seguir su propio curso hasta que sus aguas se empiezan a mezclar. Entonces las palabras dejan de nombran lo que nombraban, hasta su cauce es otro, por lo que se hace necesaria la creación de nuevos conceptos. Unos conceptos que rectificarán, a su vez, el uso de los anteriores. No sorprenderá que tanto vaivén produzca mareos en el estudioso…

Continuar leyendo…

Aforismo décimo quinto: “La letra dibuja el borde del agujero en el saber”

Confieso mi sorpresa al toparme con este aforismo. No estaba previsto. Brilló al pasar y me hizo volver la vista. Tratábamos de entender en el aforismo anterior la diferencia entre el territorio de lalengua y el del lenguaje, una diferencia de naturaleza que obligaba a desechar tanto la metáfora de la frontera entre ambos como el calificativo de territorio para la primera. Si el territorio podía vestir bien al lenguaje, debido a su confección ordenada, a su gramática, para lalengua se nos imponía una imagen líquida, marina, el lugar donde la cría humana tomó su primer baño. Este mundo fónico madre-hijo, surgido en una inicial indiferenciación que cosía la pulsión a la palabra, tiene un carácter mítico…

Continuar leyendo…

Aforismo décimo sexto: “El inconsciente es el discurso del Otro”

En el psicoanálisis llamado algo impropiamente lacaniano repetimos con frecuencia una serie de formulaciones, haciendo de Lacan nuestro Otro, sin saber hasta qué punto la buena lectura no implicaría, como hizo él, renovar también su discurso. Lacan añadió un horizonte al territorio acotado del maestro y encontró una fórmula para expresarlo, ‘servirse del Padre para prescindir de él’. Porque si el Otro de Freud, como referente simbólico universal, fue el Padre, Lacan buscó desplazar ese límite, hacer del Padre un modo entre otros, una solución entre otras. Se trataba de poder ir más allá del relato del sentido, más allá de la tierra cartografiada, para acercarnos a lo real. Mientras hacemos ese trayecto tal vez se nos perdone que repitamos su discurso, lo que no quiere decir que Lacan sea nuestro inconsciente, nuestro aforismo se refiere a otra cosa…

Continuar leyendo…

Aforismo décimo séptimo: “Si un hombre cualquiera que se cree rey está loco, no lo está menos un rey que se cree rey”

De próxima aparición…

Continuar leyendo…

Aforismo décimo octavo: “Lo forcluido en lo simbólico retorna en lo real”

De próxima aparición…

Continuar leyendo…

Aforismo décimo noveno: “El sujeto es siempre feliz”

De próxima aparición…

Continuar leyendo…

Aforismo vigésimo: “La única cosa de la que se puede ser culpable es de haber cedido en su deseo”

De próxima aparición…

Continuar leyendo…

Aforismo vigésimo primero: “No hay relación sexual (2)”

De próxima aparición…

Continuar leyendo…